Me Gusta

martes, 5 de abril de 2011

Valorando lo que significa ser dueña de casa

Hola a todas, estamos comenzando esta etapa de poder compartir nuestras experiencias. Yo les quiero contar que hace tres meses que estoy casada y también hace tres meses que estoy viviendo en otro país.

Quiero compartir con ustedes una experiencia que viví al comenzar esta nueva etapa. Sucede que por razones legales (documentación) cuando llegué a vivir aquí no podía trabajar, entonces asumí que por un tiempo tendría que ser dueña de casa. En un principio pensar en ese término, me hacia sentir triste, pensaba "hasta hace poco era una trabajadora muy bien catalogada y ahora soy una dueña de casa", sinceramente no conseguía sentir que ese rol era valioso, es más, me hacia sentir muy inferior a otras mujeres. Comencé a orar respecto a eso, a pedirle al Señor por algún trabajo remunerado, sin embargo, la respuesta que él tenía para mi, venía en una cadena (aquellos e.mail que todos mandan) que me envió mi amiga Natalia (quien se casó y se fue a vivir a Noruega) sobre lo genial, lindo y maravilloso que es ser dueña de casa. Acá les comparto un pedacito (está un poco arreglado pues tenía algunas palabras no muy lindas):

MONÓLOGO DE UNA MUJER MODERNA 

Son las 6.00 a .m. , el despertador no para de sonar y no tengo fuerzas para levantarme. Estoy cansada. Quiero quedarme en casa, cocinando, escuchando música, cantando, etc..

Me gustaría saber quien fue la bruja, que tuvo la gran idea de reivindicar el papel de la mujer. Estaba todo tan bien en el tiempo de nuestras abuelas, ellas pasaban el día bordando, intercambiando recetas con sus amigas, decorando su casa, podando árboles, plantando flores, leyendo novelas,  educando y viendo crecer a sus hijos. (Para las cristianas: orando y leyendo la palabra). Hasta que llegó un grupo de mujeres que se cansaron de esto y decidieron conquistar nuestro espacio y nuestra libertad. Si ya teníamos la casa entera, todo el barrio era nuestro y también era nuestra la familia y el marido.

Nuestro espacio? ahora nos hemos masculinizado, ya ni siquiera nosotras sabemos cuáles son nuestros espacios. Mi casa es administrada por la empleada (no se donde están las cosas en mi propio hogar) y mi oficina es comandada por clientes reclamones.

¿Por qué, díganme por qué, liberación femenina? Si la mujer sólo necesitaba ser frágil y dejarse tratar como a una reina, y le dio por competir con los hombres.

No aguanto más ser obligada al ritual diario de intentar estar flaca como una escoba, pero con curvas, para lo cual tengo que matarme en el gimnasio, además de morir de hambre, ponerme hidratantes, antiarrugas, padecer complejo de radiador viejo tomando agua a todas horas, maquillarme impecablemente cada mañana, tener el pelo impecable y no atrasarme con las mechas, que las canas son peor que la lepra; elegir bien la ropa, los zapatos y los accesorios, no sea que no esté presentable para esa reunión de trabajo, tener que resolver la mitad de las cosas por el teléfono móvil, instalarme todo el día frente al PC trabajando como una esclava (moderna, claro está), con un teléfono en el oído y resolviendo problemas uno detrás de otro, que además ni son mis problemas! Todo para salir con los ojos rojos (por el monitor, claro, porque para llorar de amor no hay tiempo). 



Eso es libertad? Quiero tener tiempo para estar en mi casa, depilarme sin que lleguen las 1.00 am, hacer masajes para mi cabello (con productos naturales), salir a caminar con mis hijos o mis amigas. Quiero recibir a mi esposo feliz en casa, linda (porque tengo tiempo para arreglarme), no con cara de cansada con ojeras enormes, quiero que mis hijos disfruten de comer las cosas que yo preparo. Quiero que mi familia tenga recuerdos de cuánto tiempo di a cada uno de ellos y también quiero que mi hogar este lindo, acogedor, limpio por mi. No por una mujer extraña. No quiero que otra mujer ajena sepa más de mi familia que yo.

Renuncio a ser una mujer moderna!

Bueno, esta fue la respuesta que tuve para mi conflicto. Ahora estoy valorando grandemente estar en mi casa, poder tener tiempo para mi esposo, para el Señor y para mi. Realmente es un privilegio.  Las animo a cada una de ustedes a no sentirse menos por estar en el hogar, siéntanse alegres y gozosas porque es un trabajo precioso.

Quizás hay muchas de ustedes que trabajan, yo respeto y valoro profundamente a las mujeres que trabajan y además son dueñas de casa. Realmente creo ustedes hacen un gran trabajo y tb un gran sacrificio.

Espero que ustedes me cuenten sus experiencias sobre lo que significa para cada una de ustedes ser dueña de casa. 

Besitos y un abrazo

17 comentarios:

  1. Es interesante el monólogo, pero no siempre se está del lado de la modernidad por decisión u opción... Sin embargo, nuestro amado Dios de todo saca ganancias y reparte según su entera gracia, y tanto lo uno como lo otro puede ser una experiencia de la que podemos salir fortalecidas... Que bueno es nuestro Señor, teniendo certeza que el tiene todo bajo control... :)

    Tanto la que está en casa, como la que debe lidiar con salir del hogar cada día pueden apoyarse con datitos, esos que sólo va dando la experiencia y poder ejercer dominio y ser una mejor Dueña de Casa...

    :)

    ResponderEliminar
  2. Amiga!!! por supuesto que es valioso, pero a todas creo nos ha pasado, yo por ejemplo al llegar aqui a Noruega venia con la idea de terminar mis estudios, y como por suepuesto cuando uno llega a otro pais las cosas son muy diferentes a en nuestro pais, como por ejemplo el idioma, las cosas no se dieron tan rapido como lo pensé!
    a lo largo de este tiempo he aprendido que todo tiene su tiempo y que todo es por algo!!!

    Ese tiempo que estube en casa lo valoro mucho me ha servido demasiado, aprendí a cocinar, pues no sabia ahcer nada hahahha pero internet ha sido un gran apoyo, buscando recetas, experimentado, ahora ya de 5 años de casada tengo un buen repertorio de recetas que me han ayudado ahora que estoy en la universidad, pues ya no me preocupo de que hacer de comer, pienso y digo ahhh prepararé esas recetas rápidas hehehhehe asique amiga valora este tiempo, porque igual cuando estas trabando deseas estar en casita relajada y con tiempo de estar en el espejo sacandote las cejas con toooda tranquilidad hehheheheh

    ResponderEliminar
  3. Es verdad Naty, una ex-colega que considero mi amiga, me dijo un día que en nuestras vidas hay tiempo para todo, y cada etapa hay que disfrutarla "todo tiene su tiempo".

    Quizás va a llegar un tiempo Mónica cuando podrás estar en tu casita todos los días.

    Ahora, creo que lo importante y lo que podemos aprender es que valoremos y disfrutemos "lo que somos" y no nos sintamos menos por causa del lugar donde nos desenvolvemos día a día.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  4. Cecy Vargas (me mandó su comentario porque no lo pudo subir)

    Me costó entender que mi hija había tomado la mejor elección. Dejó sus estudios por ser mamá, mi primer nieto ha sido una bendición para mi vida, pero cuando supe de su llegada pensé que mi sueño de ver a mi hija convertida en profesional se postergaba y cada vez que podía le decía a ella que tenía que retomar sus estudios. Quedó embarazada por segunda vez, ella estaba con tratamiento anticonceptivo y después de las 10 semanas abortó. Cuando iba a hospitalizarse, le dije (tratando de consolarla) que ella era joven, que su hijo todavía era chiquito y que podría retomar sus estudios...... Entonces ella llorando me dijo que algún día estudiaría, no sabía cuándo pero lo haría, pero en ese momento ella sólo quería ser mamá, dijo que amaba lo que hacía, estar en su casa preocuparse de su hijo y de su esposo. Frente a eso no dije nada. Después de seis meses, también con tratamiento ella quedó embarazada otra vez. Ahora yo sentía que mi sueño de ver a mi hija convertida en profesional no se postergaba sino que se enterraba. Me costó asumir un segundo embarazo, y le dije a ella que era por la situación económica y porque Tomás su hijo era chico, en fin puras escusas. Recuerdo que ese día mientras caminaba, quedó al descubierto mi verdadera tristeza. Dios es fiel, no podía decir yo que me asustaba la situación económica porque EL nunca nos ha faltado, por el contrario, nos sorprende cada día. Pero supe en ese momento que lo que me dolía era mi vana manera de pensar, quería tener una hija profesional para que ella se "alguien" en la sociedad, espero que me entiendan pues no estoy en contra de las profesionales, solo cuento lo que a mi me pasó. Frente a mi realidad no pude más que llorar (en la calle mientras caminaba) y pedir perdón al Señor por mi pobre manera de pensar. Comprendí que mi hija había elegido lo mejor. Sé de muchas abuelitas que sufren pues sus nietos viven enfermos... son llevados desde muy pequeñitos a las salas cunas, y jardines infantiles, pues sus hijas o nueras trabajan y no pueden cuidarlos. He visto casos de maltratos. Hay abuelitas agotadas pues ella han decidido asumir el rol de madres para que sus hijas se desempeñen laboralmente.
    Después de comprender y agradecer al Señor por la opción de mi hija, le pedí perdón a ella y la bendije. Me siento orgullosa de ver que hizo de su casa UNA PROFESION maravillosa.
    Bendigo al Señor por mi hija y le doy gracias por todas las jovenes que son dueñas de casa, asi como tu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hizo llorar...Cecy...me vi como la hija y la madre de esta historia....creo que solo debemos esperar que nuestros hijos sean felices, tomando sus propias decisiones....un abrazo...

      Eliminar
  5. Me siento identificada en cierta manera con el último comentario, pues las hijas igual sienten la presion de ser profesionales, no sólo por relaización personal, pero también para los padres que con tanto sacrificio nos han dado la educación, a mi tb me ha pasado lo mismo, al comienzo me desepseré por terminar mi carrera y tb recibía comentarios acerca de terminar los estudios y ser profesional... me he tardado y por tiempo dejé de lado la familia.. hoy por hoy espero pronto ser madre y espero en ÉL el milagro, comprendo que no hay nada mas hermoso que ser madre... pero todo esto que pasa es algo que ha afectado a las mujeres desde mucho tiempo, las amas de cas han sido vistas menos pues es como una tendencia antigua donde era menos como persona que el hombre... ha sido una mala interpretacion de la reaización personal, porque ahora las madres lo único que desean (no todas) es q sus hijas esten al estandar de ahora, mujer de trabajo, oficina, chic, independiente... pero es por eso que muchas postergan la familia y el matrimonio parece perder importancia...ambos trabajan no hay tiempo, estan cansadas, mas que los hombres tienen escusas para decir salir a buscar lo q no encuentran en casa, porque su mujer esta agotada, compitiendo y trabajando tanto por una cosa de orgullo ?... entiendo que tb hay muchas que lo hacen por la necesidad de tener una calidad de vida elevada... hay q cambiar la forma de ver ambas siuaciones!!...

    ResponderEliminar
  6. hola Ely, me emocione mucho al leer lo que te mando tu amiga, sabes tampoco estubo nunca en mis planes ser duena de casa, cuando sali con mi prenatal estaba anciosa por volver a trabajar, no disfrutaba mucho estar en casa, pero salia mucho con mis amigas y estaba con los preparativos para la llegada de mi hijo, luego nacio mi hijo y ahi comenzo toda una maravillosa aventura, pero aun asi conciente que en algun minuto debia volver al trabajo y me atormentaba este hecho, por mi hijo, quien lo cudara como yo... etc.etc estaba abgustiada, luego mi hijo fue diagnosticado con alergia a la proteina de la leche de vaca y otras alergias aalimentos, desde ese entonces como se complico su salud, supe que tendria que quedarme en casita, y luego cuando aun pensaba volver a trabajar cuando estuviera mejor, mi hijo no comenzo a tolerar algunas comidas, por lo que aun cuando tiene 8 meses, solo toma una leche especial. Ya no hago planes para volver a mi trabajo, porque se que el señor me haencomendado una tarea muchisimo mas grande que juntar riquezas, que sentirme orgullosa de mi inteligencia etc etc, lo mas importante en este momento es criar a mi hijo, y que como decia el texto, nadie lo puede cuidar mejor que yo, y esta es pues, la voluntad de Dios, nada mas esta es la voluntad de Dios para mi vida, y sabes, lo disfruto, y agradesco al señor...
    gracias por permitirme compartir estas cosas, saludos a todas!

    ResponderEliminar
  7. Leslie, quedé muy sorprendida con lo que contaste. Pensaba en cómo aveces, por causa de las diferentes situaciones que vivimos, cambian nuestros planes. Pero lo precioso ver como nuestro Señor está socorriéndonos en cada instante de nuestras vidas, y como nada está fuera de su control.

    ResponderEliminar
  8. Si es muy cierto, Dios tiene un plan diferente aveces al nuestro, pero con mi marido estamos agardecidos de Dios por eso, porque es un plan perfecto, agradezco a Dios porque mi hijo es completamente sano, solo muy pero muy alergico, pero eso es algo que se le pasara gracias al señor, cuando su organismo madure por completo. Afradezco que Dios haya tenido misericordia de nosotros, y agradezco en gran manera lo que nos esta pasando y por todas las angustias que he tenido que pasar pues me he acercado muchisimo mas a mi Dios.

    ResponderEliminar
  9. Estoy muy contenta al leer los comentarios de todas y el blog también, me siento alentada con sus experiencias.
    Yo también me sentí desvalorizada por ser dueña de casa, pero después me dí cuenta que era una gran mentira del enemigo para dejarnos tristes y comencé a buscar en la biblia pasajes que me podrían alentar, como el elogio a la mujer virtuosa. Es impresionante como el mundo y su influencia en nuestra vida intenta "conformarnos" al molde del éxito profesional y etc. y desvalorar lo que para Dios es valioso. Ufa! Gracias a Dios porque estamos siendo transformados en nuestra mente. Besitos a todas, creo que no las conozco a todas, pero igual abrazos!!!

    ResponderEliminar
  10. Hola, llegue a este blog buscando ayuda, la verdad estoy muy confundida, estoy viviendo fuera de mi pais, siguiendo a mi marido que vino a terminar sus estudios a USA, la verdad para mi nunca fue un sueno ni tenia la idea de vivir fuera de mi pais, pero vine y la idea era volver cuando mi marido terminara, tengo una visa con la cual no puedo trabajar ya llevo anio y medio encerrada en casa,no tengo auto por lo que no salgo y sacar mi licencia ha sido un caos, he tratado de estudiar con becas y nada, encontrar trabajo sin papeles es muy riesgoso y no lo he hecho..queriamos tener un bebe y tuve un microaborto..soy artista y pinto , hago cosas en casa pero no me llenan..amo a mi marido y la mejor parte del dia es cuando llega , pero como he podido llegar a vivir el sueno de otra persona?como no voy a ser capaz de tener una vida propia? quiero volver a mi pais a trabajar, todo indica que estoy nadando contra la corriente si nada me resulta!!, mi marido quiere quedarse aca se le presento un trabajo..no se que hacer..no se si se pueda vivir del amor...

    ResponderEliminar
  11. Hola Violeta, gracias por escribir. Creo que lo que estás viviendo les ha pasado a muchas mujeres. No es fácil dejar los sueños propios y correr tras los que son de tu marido. Tampoco es fácil dejar toda tu vida a un lado por causa de poder estar junto a la personas que amas y creo que aún es más difícil comenzar a depender económicamente de otro.

    Tengo varias amigas que han vivido esto, y la verdad que todas concluyen en lo mismo. Cuando te casas, las cosas dejan de ser de cada uno y se trasforman en nuestras. Tus sueños y los de él, quedan de lado y pasan a ser nuestros. Y aveces, en especial las mujeres, tenemos muchas dificultades en aceptar esto, porque quizás somos un poco mas egoístas.

    La voluntad de Dios es que las personas se casen y sean felices, pero aveces nosotros no conseguimos serlo porque sufrimos mucho pensando en lo que no tengo, en lo que perdí, en lo mío...bueno así me aconteció en un principio, cuando me cambié de país y de cultura. Pero sabes, el amor, el verdadero amor, no es egoísta, él busca el bien del otro (sólo piensa cuán feliz debe ser tu marido de llegar a casa cada día y encontrar a su mujer). Entonces quiero invitarte a pensar en 4 cosas (espero que te sirvan)

    1. Nuestro Dios, tiene un propósito con nuestras vidas, nada acontece por casualidad y menos si tu te encomiendas a él. Por lo tanto, el hecho que estés viviendo fuera de tu país, lejos de tu família, debe ser porque puedes ganar muchas cosas en tu vida. Puedes crecer en muchos aspectos y posiblemente si eres cristiana, el Señor quiere usarte en el lugar donde estas para ser de bendición para otros.

    2.Tú y tu esposo son uno, desde el día que se casaron, por lo tanto, los sueños de él, son también tuyos y tus sueños son de él. Trata de cambiar ese chip y quizás puedan juntos comenzar a construir nuevos sueños. El amor no es un sentimiento, sino que es una acción, tu decides amar a alguien y haces cosas por él porque lo amas (el amor es así, todo lo espera, todo lo sufre, todo lo soporta). Tu has decidido amar a tu esposo, entonces, alégrate en sus alegrías, en sus triunfos y logros, se parte de él (de seguro él tb lo hará contigo). Piensa que cada día que lo esperas en casa con la comida lista, es una prueba de cuánto lo amas...que cada día que estás en un lugar donde no quieres estar, es una manifestación clara de tu amor.

    3. Esfuérzate y se valiente (eso es una frase que aparece en la Bíblia y que mi padre me la dijo antes de irme de mi país). Violeta, sal de tu casa, aprende a andar en locomoción pública, si no puedes trabajar, únete a algún grupo de ayuda social, de manualidades intégrate a una Iglesia, júntate con personas que les gusta pintar, busca un curso de Inglés, sale a pasear...saca fotos por tu ciudad...sé feliz...

    4. Tu podrías estar en cualquier lugar del mundo, cumpliendo todos tus sueños, teniendo dinero suficiente y manejando 5 automóviles (jajaja), pero nunca nada, ni tu marido, ni el trabajo ni la familia pueden llenar el vacío que hay en nuestro corazón cuando Cristo no vive en él. Te invito, si es que no sabes si él vive en tu corazón, a orar (rezar) y decirle que entre y llene todo... vas a ver cómo la vida comienza a tener otro color.

    Violeta no te pierdas, espero que esto te anime un poco y te ayude. Que nuestro Dios y Padre de los cielos consuelo, aliente, anime y de fuerzas a tu corazón. Para comenzar el día de mañana con otros ojos. Un grande abrazo a la distancia.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias por responderme Ely..creo que eso me esta faltando por estos dias, me he alejado mucho de Dios, despues de la ilusion que tuve del bebe como que me enoje con el...aveces cuesta aceptar su voluntad, tambien hace 3 anios murio mi hermana en un accidente y ha sido duro vivir con eso..aunqueya lo tengo asumido..pero son cosas que uno no entiende, porque pensamos que podemos planificar todo...cambiare mi actitud, y pensare positivo y sobretodo en Dios.muchas gracias..seguire leyendo el blog..esta muy entretenido! un abrazo grande a ti tambien!

    ResponderEliminar
  13. Queridas Amigas:
    Disculpen por este comentario, pero también es una realidad que se vive. LLevo 10 años casada y no le encuentro nada de "lindo" a ser dueña de casa. Daría cualquier cosa por estar en una oficina, trabajando.... Ser dueña de casa para mí es un calvario, no salgo con mi esposo a ninguna reunión social por la vergüenza de que cuando me preguntan qué hago... tengo que responder: nada..., me dedico a la casa. Para qué decir las caras que me ponen y nadie me habla por qué no domino ningún tema de conversación. Es lamentable ser dueña de casa... es peor que ser nana. Por lo menos a una nana le pagan. Yo no tengo un peso que me haya ganado con mi trabajo. Hasta mis hijos me preguntan por qué no trabajo y yo les digo que aún no es tiempo, porque tienen que crecer un poco más. ¿Qué vida se puede tener así? Y más encima, estoy condenada... los años pasan y después ya nadie me querrá en ninguna parte. No conseguiré un trabajo óptimo para mí... "vieja". Entonces, ser Dueña de Casa tiene que ser una vocación, porque si no es así, no se disfruta para nada. Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Querida amiga, creo que la forma en que te sientes no escapa mucho a la forma en que muuuchas mujeres se sienten estando en sus hogares. Porque realmente hoy en día muy pocas personas valoran el hecho de ser dueña de casa.

    Entonces, yo quería animarte en lo siguiente. Tu necesitas valorar lo que estás haciendo, criar hijos, mantener una casa organizada, administrar un hogar no es una tarea fácil o simple. Lo que tu haces es un trabajo extraordinario. Ahora, si tu decidiste estar con tus peques y estar en casa, trata de estar ahí de una forma feliz, trata de ver el lado bueno de eso (como dice la Pilar Sordo, nadie te está obligando a hacerlo, tú lo decidiste). Porque nadie puede convencerte de que ser dueña de casa es algo lindo que ayuda enormemente a tu familia. La decisión de enfrentar cada día el trabajo del hogar es tuya.

    Tal vez no tienes ni un peso que hayas ganado con tu trabajo. Pero hay una ganancia que estás teniendo con la vida de tus hijos y de tu esposo que no tiene valor. Nunca voy a olvidar que mi madre se sentía profundamente menoscabada por ser dueña de casa, hasta que un día de año nuevo, mi papá nos hizo orar a cada uno para dar gracias a Dios por diferentes cosas, entonces mi hermano mayor oró y dijo "gracias Señor por mi mamá, que se negó a tener una carrera profesional o un trabajo para cuidarnos, y gracias a ella nosotros hoy somos lo que somos".

    Sobre salir con tu esposo y no dominar los temas de conversación no es un problema de ser dueña de casa. Creo que el hecho de estar en el hogar no debe ser una disculpa para tornarnos ajenas al mundo. Lee el diario, actualízate de los temas que están circulando, mira los noticiarios, lee libros, entra a diferentes blog con diferentes temas e infórmate. Tengo amigas que tienen mucho más tema que mujeres que trabajan todos los días y por años.

    Querida amiga, te animo a que cambies de actitud frente a lo que estás viviendo. Si estos años es tiempo de estar en casa, intenta que no sean años tirados al viento, sino que sea un tiempo de alegría también. Deja de menospreciarte porque tu labor es hermosa. Y aún si tienes dificultades, busca ayuda, pídele a Dios que te ayude a cambiar tu corazón.

    ResponderEliminar
  15. Hola! Creo que eres una maravillosa persona. Espero que donde estés el Señor te acompañe en todo. Yo te escribí el correo anterior y te agradezco mucho tus palabras. Todos los días tengo fe que pronto pueda volver a trabajar y olvidarme de la casa. Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Yo me sentí identificada con muchos comentarios... Soy madre de 3 hijos, pero habia estado trabajando desde antes de tenerlo, Con una profesión, siempre ví a mi hijo como un desafío y quería que tuviera todo, estaba orgullosa de ser madre y profesional mientras veía a mi peque crecer contento y cómodo. Pero cuando tenía 5 años decidí darle un hermano porque a pesar de todo aún lo veía muy solo, iba al jardín y lo cuidaba una señora en las tardes, todo perfecto excepto cuando lo veía solito jugando. Nació mi segundo hijo, y yo seguía trabajando los veía felices y pensé que todo marchaba de a cuerdo al plan, hasta que 8 meses después quedé embarazada de nuevo, una niñita que cuando nació todo cambió... en ese momento estábamos a mitad de año, mi hijo mayor con 7 años drásticamente bajó sus notas... al borde del avismo ya q reprobaría el año, me molesté mucho con el y lo presioné para que subiera sus notas, no lo lograba y yo me molestaba mas.. hasta q leyendo en internet me di cuenta que el problema no era él si no yo. Había estado tan preocupada con un bebé de 1 año y medio y una recién nacida. Intenté ayudarlo con los estudios pero aún así era difícil ya q lo bebés me demandaban mucha mas atención y porque yo trabajaba casí todo el día. Ese fué el año mas difícil de mi vida, así que conversé con el padre de los peques (con el que no vivimos juntos por x motivo) y me "autorizó" a dejar mi trabajo. Por supuesto su opinión era la mas importante a pesar d q no vivimos juntos y no recibo mucha ayuda de él, pero al estar en casa él sería el único proveedor de la familia y sería mas complicado. Pero vimos que si los peques reprueban el colegio las inversiones q e hacen serían en vano y mas frustración hacia los niños. Llevaba 10 años trabajando sin parar es extraño estar en casa. Ahora llevo 3 meses como dueña de casa y mi hijo mayo feliz de q sea yo quien lo espera para almorzar cada día, hacemos tareas juntos, tiene buenas calificaciones y leemos libros antes de dormir, cosa q antes no hacía por cansancio del PC en el trabajo. Los bebés van al jardín con migo y me tomo el tiempo de que se sientan cómodos antes de dejarlos, cuando trabajaba los dejaba y me iba, incluso los escuchaba llorar desde la calle, los voy a buscar (y no una niñera, que no me daba todos los recados de las tías, ni me traía todas las prendas q llevaban) y en las tardes tenemos un hermosa vida de familia, y se puede ver en sus rostros sonrientes cada día. :D A pesar de dejar a mi trabajo que adoraba y un sueldo que alcanzaba para todo y mas... sus caras felices son mejor que todo eso.

    ResponderEliminar